Las conductas erróneas que vemos en los niños tantas veces pueden ser frustrantes para todo padre o maestro, y normalmente tendemos a recurrir al castigo o a atacar la conducta para buscar eliminarla. 

Sin embargo, hay que mirar un poco más de cerca estas conductas y lo que hay detrás de ellas para comprender  lo que pasa por la mente del niño y así tener una mejor respuesta y lograr educar las conductas que esperamos ver en ellos. 

De acuerdo a Jane Elsen, autora de Disciplina Positiva, las malas conductas son una falta de comprensión sobre lo que el niño debe hacer que usualmente suceden por:

  • Falta de conocimiento
  • Falta de consciencia
  • Falta de habilidades
  • Falta de motivación

Alguno de estos factores despiertan las partes más instintivas del cerebro reptiliano, llevando al niño a “actuar antes de pensar” sobre lo que está haciendo.

 

 

Algo que es imporante recordar es que el niño, independientemente de su edad cronológica y su etapa de desarrollo, busca principalmente dos cosas:

PERTENECER Y SABERSE IMPORTANTE. 

Cuando el niño tiene una conducta equivocada, está buscando estos dos aspectos, simplemente no sabe cómo hacerlo de la manera adecuada.

Rudolf Dreikurs escribió “un niño mal portado es un niño desalentado”, y en sus investigaciones encontró lo que llama las “4 metas equivocadas” que los niños hacen cuando se sienten desalentados.

Estas metas son:

1.  ATENCIÓN INAPROPIADA

Cuando un niño tiende a hacer berrinches llamativos o tiende a buscar constantemente la atención de sus padres, la creencia que podría hacer detrás es que es importante y pertenece cuando obtiene un servicio especial o se está ocupado con los padres.  Para cambiar esta creencia del niño, es importante dar validación mediante el contacto físico y asegurarle a la niño que sigue siendo importante a pesar de que mamá o papá tengan que hacer otras cosas y no puedan darle toda su atención en determinados momentos, y propiciar actividades y momentos de independencia dentro de su rutina diaria.

Your content goes here. Edit or remove this text inline or in the module Content settings. You can also style every aspect of this content in the module Design settings and even apply custom CSS to this text in the module Advanced settings.

2.  LUCHA DE PODERES

Los niños que tienden a “ponerse al tú por tú” con los padres tienen una falsa creencia de que son importantes cuando tienen el control. El reto de los padres aquí es no enganchar con las actitudes del niño y no forzarlo a hacer las cosas ya que esto sólo incrementará la conducta. Es también importante mantener un balance entre la firmeza y la gentilenza en el tono de voz, y la reafirmación afectiva con los niños. 

3.  VENGANZA

En el caso de las conductas vengativas, es importante que los padres vean que las actitudes del niño suelen provenir de un conflicto interno provocado por heridas que se han acumulado y el niño no ha podido sanar. La validación emocional es la principal herramienta para transformar las conductas vengativas hacia proactivas. 

4.  INSUFICIENCIA ASUMIDA

Los niños que perciben insuficiencia asumida buscan recobrar a seguridad y tienen mucha necesidad de desarrollar y fortalecer su autoestima. Es importante reconocer sus logros y alentarlos a hacer cosas por sí solos. El diálogo positivo debe ser constante para apoyar a los niños a vencer la creencia de que “no pueden por sí solos y no valen” para llevarlos a saberse capaces y desarrollar una autoestima sana. 

Ana Medrano Psicoterapia